miércoles, 24 de octubre de 2012

Inspiración?


Me despierto con una nueva melodía zigzagueando sinuosa por todo mi ser; desesperada busca un poro, una puerta estelar que comunique con su destino, en una lucha contrareloj por su propia supervivencia…

Retiro las sábanas; en apenas unos segundos permito que mi diafragma tome el control; en una pirueta me subo a las zapatillas y vuelo hacia el escritorio…

Se desliza brazo abajo en espiral, se cuela en el lápiz, fluye al pentagrama y… se expande como una selva en el papel...

En silencio, la imagino… Una lágrima se abre paso, cae al vacío en un instante dilatado donde velocidad, espacio y tiempo se disocian de toda lógica… cierro los ojos… y todo yo me evaporo en un tenue suspiro.



9 comentarios:

Sonia G. dijo...

Muy poético y hermoso despertar y la forma de plasmarlo en palabras.

César del Caño dijo...

¡La dura vida del artista! :)

Bienvenida, Sonia!

Cecinape dijo...

Eso es una Musa en estado puro que se mete en el dormilón, que parece que duerme, pero que más bien está, en ese estado que…
El estado justo en que el artista puede captarla con toda su intensidad. ;-)

César del Caño dijo...

Y la de obras geniales a las que uno debe renunciar irremisiblemente, incapaz de atravesar la barrera onírica, una vez abiertos los ojos, para poder transcribirlas en papel... ¡Eso sí que duele! :)

César del Caño dijo...

Por cierto que he deshabilitado la opción "moderación de comentarios", o sea que a partir de ahora, aun a riesgo de ser pasto de los posibles spam, cualquier comentario que hagais quedará inmediatamente publicado, sin necesidad de esperar el engorroso paso de mi permiso previo.

Elvira Dominguez dijo...

En esos momentos, es como si una parte de ti desapareciese lentamente entre los dedos como la arena que va cayendo sin pausa al suelo... o como el humo o la niebla que se desvanece hacia el infinito...

César del Caño dijo...

;)

Cati Cifuentes Salcedo dijo...

Desearía despertar con tanta imaginación y poder de plasmarla como tienes, yo ese momento lo utilizo para recordar que he soñado. Me gustaría poder escribir -con tu mismo arte- eso que siento desde la orilla de mi playa cuando observo al frente y lejano el horizonte. Saludos

César del Caño dijo...

Gracias, Cati, por tus palabras!
Me temo que no tengo la fórmula ni siquiera para mí :) Creo que sólo soy un francotirador diletante de la palabra: me paso los días lanzando dardos, hasta que, después de cientos de intentos fallidos, alguno, por obra y gracia de la insistencia, acierta en el objetivo.

Saludos y bienvenida!