jueves, 20 de septiembre de 2012

Víctor


Su tiempo se detuvo en alguna frase de una canción de Mike Oldfield, aferrándose a un desesperado volantazo. Luego, todo continuó sin él.
Alguien consiguió extraer la casete salpicada de pequeñas muestras rojas de ADN, resistiendo el impulso de hacer girar la cinta, y así congelar ese impreciso momento que marcó para siempre la frontera del silencio.



(Historia inacabada)

No hay comentarios: