jueves, 20 de septiembre de 2012

Dª Josefa


Dª Josefa guarda una pistola bajo su almohada, y construye con paciencia e ilusión una casa de muñecas sobre la gran mesa central de una salita de estar de luz oscura y decadente que se filtra entre visillos con olor a naftalina; un universo privado a su medida habitado por sus miedos y la estrechez intelectual de una jubilación largos años añorada y una soledad apenas disimulada tras los flecos de una osadía estrafalaria y el voluntariado en el club social.


(Historia inacabada)

No hay comentarios: